meditacion-habito

La meditación es una práctica que ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, activando algunas zonas del cerebro que normalmente nunca se ejercerían.

Puede ayudar a mejorar la memoria, la concentración, así como la presión sanguínea y la tensión muscular.

Aquí tienes una lista de consejos para hacer de la meditación uno de tus mejores hábitos.

1. Busca un lugar silencioso y cómodo

Necesitarás un lugar silencioso y cómodo, a una temperatura que te parezca agradable, no deberás pasar ni frío ni calor.
Gran parte de la meditación se trata de mantener la mente centrada en tu respiración, por tanto reducir los factores que te puedan distraer es de gran importancia.

2. Elige un buen momento

Se recomienda hacerlo por las mañanas, incluso antes de desayunar, pero dependiendo del tipo de persona que seas esto podría implicar estar distraído por el hambre o, en lugar de practicar la meditación, te encontrarías practicando el dormir sentado.

Por tanto elige un momento del día en que puedas estar tranquilo durante el tiempo que vaya a durar tu práctica.

3. Practica cada día

Practicar cada día puede parecer difícil, pero para sacar el mayor provecho de la meditación y para transformarla en un hábito en menos tiempo es muy recomendable.

Si fallas algún día por la razón que sea, tampoco será el fin del mundo, siempre y cuando mantengas el ritmo los próximos días.

4. Empieza con poco tiempo

La meditación es un ejercicio progresivo, por tanto es bueno empezar con un intervalo corto de tiempo, 5 minutos al día ya son suficientes para la primera semana.

Intentar con 10 o 20 minutos directamente puede provocar que no logres meditar como debería y desmotivarte desde el principio. 

5. Respira

Entre las mil y una técnicas y prácticas de meditación, el factor común siempre es el mismo: La Respiración

Aprende a respirar con el estómago y centra toda tu atención en ello. Incluso cuando hayas llegado a dominar este tipo de respiración y te salga natural, sigue con toda tu atención en ella.